"EL SABER SE DEBE TANTO AL INGENIO COMO AL GUSTO."









sábado, 24 de septiembre de 2011

FRANCISCO DE QUEVEDO

À Àlex et Inés, le jour de leur mariage, malgré la pluie.


Amor constante más allá de la muerte


Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra, que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía
hora a su afán ansioso linsojera;

mas no, de esotra parte, en la ribera,
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama la agua fría,
y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un Dios prisión ha sido,
venas que humor a tanto fuego han dado,
medulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejará, no su cuidado;
serán ceniza, mas tendrán sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.
Francisco de Quevedo, Sonetos.

martes, 20 de septiembre de 2011

EL HOMBRE DEL SACO

Cuando era pequeña, nos juntábamos los primos en casa de la abuela y  cuando no nos portábamos muy allá, mi abuela nos decía que si no corregíamos nuestra actitud vendría el hombre del saco y nos llevaría al bosque. Este recurso no era muy eficaz porque sólo nos hacia parar las tres primeras veces, después, ¡qué risa!

Cuando te vas haciendo mayor te das cuenta de que somos nosotros los que nos hemos convertido en el hombre o la mujer del saco y no porque arrastremos un fardo lleno de criaturas castigadas al bosque, sino una mochila, una bandolera o un bolso que todos llevamos con más o menos gracia y que día a día vamos llenando de un montón de cosas, sin darnos cuenta de todo el peso que llevamos sobre nuestras sufridas espaldas y poco a poco, nos vamos acostumbrando a este peso y a las molestias que nos ocasiona. A veces, estas molestias se convierten en persistentes e intentamos aliviarnos con remedios caseros, casi siempre pasajeros que producen un alivio momentáneo. Pero el peso sigue allí, la causa no se he modificando. Por las noches, llegamos demasiado tarde y demasiado cansados; por las mañanas, vamos demasiado de prisa para mirar lo que arrastramos, que siempre es lo mismo y aunque cambiemos de bolso, volvemos a poner lo que estaba en el otro, por si acaso.

Llega un día en el que nos concedemos el tiempo para echar un vistazo sobre lo que hay dentro: monedero, llaves, kleenex, chicles, libreta, boli, tarjeta de transporte, móvil,  gafas. Vale, esto es imprescindible. ¿Y lo demás? Nos ponemos a remover y van apareciendo números de teléfono anotados con urgencia en un trozo de papel, tarjetas de fidelidad de los más variados establecimientos, fotos, tiques de compras, de restaurantes, de cafés, de películas de cine compartidos … y son estos los que, de repente, se nos antojan fastidiadísimos. No son otra cosa que ecos de momentos pasados, que no forman parte ya de nuestro presente. Son el estorbo que nos fastidia la espalda.

Tal vez, merezca la pena, ahora que comienza una nueva temporada, hacernos el propósito de revisar nuestros bolsos antes de que sintamos la más  leve molestia y no dejar que se vayan llenando de futilidades animadas de ayer y hoy para poder seguir más cómodos en nuestro deambular cotidiano.



miércoles, 14 de septiembre de 2011

JORGE LUIS BORGES




"A veces creo que los buenos lectores son cisnes aún más tenebrosos y singulares que los buenos autores. [...].
Leer, por lo pronto, es una actividad posterior a la de escribir: más resignada, más civil, más intelectual."






J. L. Borges. Historia universal de la infamia. Prólogo a la primera edición.


.




jueves, 8 de septiembre de 2011

TOULOUSE, "LA VILLE ROSE"


Desde la terraza de Les Galeries Lafayette, la vista sobre la ciudad es sorprendente. Después de largas jornadas de pródigos recorridos, subir hasta aquí, sentarse, acompañarse de un té verde Kusmi y contemplar como a la caída del sol, los rayos acarician suavemente los tejados, es regalarse un instante mágico que retendrán las pupilas durante semanas.
La vista salta de edificio en edificio, de tejado rojo en tejado rojo una y otra vez hasta toparse con torres distinguidas y campanarios emblemáticos. Son los monumentos más representativos de la cuidad: le Donjon du Capitole, le couvent des Jacobins, la Basilique de St. Sernin, le musée des Agustins, la cathédrale de St. Étienne. Desde estas alturas, podríamos decir que es como si cada uno de ellos pretendiera elevar hacia el cielo su singularidad y ejemplificar con ello esa mezcolanza que es característica  de la ciudad.

Desde lo alto, también podemos seguir el serpenteante trazado de sus calles que  tantas veces hemos recorrido y que nos han llevado a descubrir encantadores rincones de la ciudad; o los mercados des Carmes y de Victor Hugo rodeados de simpáticos restaurantes en los  que se puede degustar alguna de las exquisiteces culinarias de la región: foie gras, cassulet, quesos, embutidos,… todo ello regado con un buen vino du Sud-Ouest; o a  percatarnos de que Toulouse es la ciudad de las violetas: souvenirs, perfumería, repostería, miel, tés, mostazas, mermeladas, licores, siropes,...  todos, con esencia de violeta.

Mucho más allá, la vista intuye La Garonne, el gran Garona, la señorial cúpula de La Grave es desde aquí la referencia. El río corresponde a la ciudad como correponden sus rojos ladrillos. Los tulusanos se acercan a sus márgenes buscando el frescor que se desprende de su caudaloso cauce para aliviar los rigores del calor de estas tardes de verano. Es agradable sentir la ligera humedad del césped, descansar en alguna de sus tumbonas, charlar, leer frente a sus aguas o mirar como los más jóvenes aprovechan la bonanza de la estación para disfrutar de juegos al aire libre. Al caer la tarde, estas mismas orillas se llenan de paseantes.
No obstante, para aquellos que prefieran aguas menos bravías, Toulouse cuenta con otra vía  fluvial, El Canal du Midi, que ha sido declarado por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad.

De vuelta a nuestro té, nos damos cuenta de que abajo, el bullicio ha   ido aumentando y  recordamos que estamos en pleno centro y que a esta hora es aquí donde se cruzan los tulusanos, para quienes la jornada se ha acabado, con los turistas que buscan una tranquila terraza donde reposar su cuerpo después de todo el día de visitas y de deambular por las  bellas calles de la  Ville Rose. Ha llegado la hora de reponer fuerzas. Es, en este momento, en el que las cálidas y temblorosas luces de la velas alumbran las mesas de los restaurantes de las mil y una placitas que salpican los rincones de la ciudad o que rodean la impresionante plaza du Capitol que, a modo de ágora, invita a todos los paseantes a hacer allí un último descanso y charlar, de forma distendida, de los pormenores de la jornada que termina. La Croix de L'Occitane, la croix de Toulouse, en bronce pulido, que se extiende en el suelo, recuerda que Toulouse es una ciudad de acogida, donde todo aquel que hasta ella se llega, es bien recibido.



Toulouse, La ville rose, lo podéis encontar también en: http://turismodefrancia.blogspot.com/p/viajeros.html



TOULOUSE, "LA VILLE ROSE" en atención a:









jueves, 1 de septiembre de 2011

SOFI OKSANEN

 
Purga es la tercera novela de la autora finesa Sofi Oksanen. La obra nació como una obra teatral que alcanzó gran éxito. Posteriormente la autora la fue desarrollando hasta convertirla en una novela.

Purga está dividida en cinco partes; cada una de ellas en cortos capítulos fechados y con títulos. Unos muy sugerentes: Una chica como un día de primavera, El miedo vuelve a casa por la noche. Otros más descriptivos: Olor a hígado de bacalao, Luz amarillenta de una lámpara. Algunos enigmáticos: ¿Por qué Zara no se había matado antes?, El amargo precio de los sueños...

Cada una de las partes se inicia con una especie de carta del diario de Hans Pekk. La  primera está fechada en mayo de 1949 y sólo después de ir leyendo la novela, éstas empiezan a tener sentido en el conjunto de la historia, porque, aunque la historia tiene dos protagonistas femeninas: Aliide y Zara,  hay otros personajes con un peso fundamental en el desarrollo de la  trama.

La historia comienza en 1992 en una aldea de una zona rural del oeste de Estonia en la que vive una apacible anciana Aliide Truu, que pasa sus días preparando sus conservas y mermeladas para el invierno. Hasta allí llega, en muy malas condiciones, Zara, una joven rusa que ha conseguido escapar de sus proxenetas. Zara pide ayuda a Aliide, que la acoge en su casa, no sin ciertas reticencias. Aliide no sabe quién es Zara, ni los vínculos que las unen, pero la joven sí sabe quién es Aliide. Es muy interesante ver cómo ninguna de las dos se fía de la otra y como interpretan los actos y las intenciones de la otra según sus limitados y personales parámetros vitales.

Este encuentro generacional le sirve a la autora para alternar presente con saltos al pasado. Unas veces, los saltos no están muy alejados en el tiempo si tienen como protagonista a Zara. Otras veces, si tienen que ver con Aliide, los hechos rememorados son más lejanos y ligados a las vicisitudes del devenir histórico de Estonia y al de la familia de Aliide. La historia familiar, cuajada de celos, envidias y traiciones, se fragua dentro del clima creado  por el régimen dictatorial y represivo de la Unión Soviética de Stalin y de sus sucesores en "los países satélites",  donde no tenían cabida ningún disidente y donde  las denuncias eran frecuentes. El libro finaliza con la reproducción mecanográfica de informes confidenciales de los servicios secretos.

El título de la novela guarda cierta dosis metafórica. Según la autora, Purga hace referencia al verbo purgar: limpiar, lavar, desinfectar; pero también a purificar étnicamente, como lo entendiera Stalin. La novela retrata cuidadosamente la barbarie de la despiadada dictadura estalinista, que modeló el comportamiento de ciertos individuos: el de los verdugos, hombres que se creían intocables y que cometieron brutales y atroces actos; y en consecuencia, el de sus víctimas, que mirarán siempre al suelo; el miedo, la vergüenza y la aversión les acompañarán el resto de sus vidas; aunque llega un día en el que la vida les permite resarcirse. La violencia, la humillación, la vejación que sufrieron fueron demasiado importantes. Los sufrimientos perduran en sus memorias.


 
PURGA.
Puhdistus.
Sofi Oksanen.
Narrativa. 381 páginas.
Salamandra. Febrero de 2011.
http://www.salamandra.info/titulos.php?titol=697

PREMIOS:

Femina Étranger • Novela FNAC 2010 (Francia) • Consejo de la Literatura Nórdica (2010)
• Runeberg (2009) • Finlandia (2008) • Varjo-Finlandia (2008) • Kalevi Jäntti (2008)
• Mika Waltari (2008) • SSKR/Gran Premio del Club del Libro de Finlandia (2008)
• Kristina de la Universidad de Helsinki (2008) • Premio Varjo-Runeberg (2008)
• Premio Europeo a la Mejor Novela del año 2010.