"EL SABER SE DEBE TANTO AL INGENIO COMO AL GUSTO."









domingo, 18 de agosto de 2019

NO SIEMPRE ES FÁCIL

Me he dicho que tenía que escribir algo hoy, siento que, lo que va a ocurrir, es un punto y a parte en mi vida.La vida... 
No sabes muy bien cuánto vale tu vida, hasta que no te das cuenta de que tu vida está en manos de otro.  Tampoco se sabe cómo suceden las cosas, sobre todo las que vienen de lejos, ni te das cuenta - o sí- de que algo pasa, de que algo no va del todo bien. Sin embargo, lo que ves que pasa, no tiene nada que ver, al final, con lo que pasa, por lo que cuesta un poco hacerse a la idea de lo que tiene que suceder para mejorarte. Luego ocurren muchas otras cosas alrededor. Lo que más me está llamando la atención es cómo reaccionan las personas que nos conocen. Hay gente maravillosa, maravillosa que funciona por amistad o por cariño y te sorprenden. Una vez me dijo alguien que la gente quiere tener un motivo para ser buena y es que la gente es buena. También me he encontrado con personas que ponen condiciones. Mi manera de entender la vida me lleva a no poner condiciones, si se ponen condiciones es mejor no estar, También he aprendido que soy yo la que elije, guste o no guste. 
Espero poder seguir con Le coin hasta, por lo menos, que cumpla 20 años y continuar poniendo aquí parte de mi vida y compartirla con las personas del mundo que visitan este sitio personal.


"Recordad al que soportó tal oposición, y no os canséis ni perdáis el ánimo".


sábado, 10 de agosto de 2019

AUGUSTO MONTERROSO - La palabra mágica




Cómo acercarse a las fábulas



Con precaución, como a cualquier cosa pequeña. Pero sin miedo. Finalmente se descubrirá que ninguna fábula es dañina, excepto cuando alcanza a verse en ella alguna enseñanza. Esto es malo.

Si no fuera malo, el mundo se regiría por las fábulas de Esopo; pero en tal caso desaparecería todo lo que hace interesante el mundo, como los ricos, los prejuicios raciales, el color de la ropa interior y la guerra; y el mundo sería entonces muy aburrido, porque no habría heridos para las sillas de ruedas, ni pobres a quienes ayudar, ni negros para trabajar en los muelles, ni gente bonita para la revista Vogue.

Así, lo mejor es acercarse a las fábulas buscando de qué reír.

-Eso es. He ahí un libro de fábulas. Corre a comprarlo. No, mejor te lo regalo: verás, yo nunca me había reído tanto.




 La palabra mágica, México, Era, 1983.