"EL SABER SE DEBE TANTO AL INGENIO COMO AL GUSTO."









jueves, 28 de julio de 2011

HENRY MOORE y el cordero de...

Esto es lo que acaeció durante la visita a  la exposición dedicada a la obra gráfica de Henry Moore, el más importante escultor británico del siglo XX:
A las doce de la mañana, la sala no está muy concurrida, sólo una mamá con su hija pequeña y yo. Después de un tiempo, salen. Me quedo sola. Prosigo la visita del medio centenar de grabados del escultor sobre figuras femeninas o de madres con sus hijos, principalmente.
En un momento dado, veo al responsable de la exposición encaminarse, con paso decidido, hacia la puerta de entrada que está a mi espalda. Se dirige a una persona que acaba de entrar en voz alta:

- No está permitido entrar animales a la exposición.
- Pero, éste no es un animal cualquiera -le responde  un hombre con gafas, bastante alto y tocado con un sombrero de ala ancha del que penden varias cintas de colores-, éste es el Cordero de Dios -le contesta .
Bajo la mirada y me encuentro, ¡Oh Dios!, a un corderito blanco salpicado de motas amarronadas, que camina libremente, encantado con el repiqueteo de sus pequeñas pezuñas en la tarima de la sala. Mira a todos los lados.
El hombre del sombrero se dirige hacia mí para mostrarme una foto que tiene enrollada en forma de papiro y me dice:

- Sólo había uno bueno y lo mataron.

Miro la foto. Representa a Jesucristo.

- Lo siento, pero…

No puedo terminar la frase, el responsable de la sala se interpone entre nosotros y le dice, cordialmente, que tiene que salir. Lo acompaña hasta la puerta. El hombre del sombrero y del corderito se hace ligeramente el remolón.
Se quedan hablando en el umbral de la  puerta de entrada. De refilón, oigo algún comentario devoto más y algo sobre turismo rural de no sé qué provincia. El responsable de la sala aguanta con cortesía la alocución, que se prolonga unos minutos. Se despide, cierra la puerta y me comenta:

- Mira que me han pasado cosas en las exposiciones, pero ¡cómo ésta…! ¡Me han metido  a un corderito en la exposición!

Reímos de buena gana los dos.

- Sí, sí, ¡qué gracia! ¡Un corderito de visita en una sala de exposiciones!
- Es todo un personaje, este hombre. Entre lo que cuenta y el corderito… - me dice.

De nuevo, risas afectuosas. Me despido y salgo. Me voy con una sonrisa en los labios.

Quién hubiera dicho a Henry Moore que un vivaracho corderito visitaría una de sus exposiciones. Sus modelos, en vivo, toman protagonismo.




HENRY MOORE
Obra gráfica original.
Sala de exposiciones de la Iglesia de las Francesas.
Valladolid. Del 29 de junio al 21 de agosto.

sábado, 23 de julio de 2011

DE TAPAS CON D.O. RUEDA

`
La Denominación de Origen Rueda colabora con “Las Edades del Hombre” publicando una Guía de las mejores tapas de Medina del Campo y de Medina de Rioseco.

Con el título de “De tapas con Rueda”, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda ha editado una pequeña guía (10.000 ejemplares) sobre las tapas que pueden degustarse en algunos establecimientos de Medina del Campo y Medina de Rioseco, sedes de las Edades del Hombre que se celebrará en ambas localidades hasta el próximo día 9 de noviembre.

En su afán de dar una información al visitantes sobre qué poder degustar así como colaborar con la hostelería de ambas “Medinas”, la Denominación de Origen Rueda ha desarrollado una guía en la que se muestran 22 restaurantes de Medina de Rioseco y otros 22 de Medina del Campo con sus respectivas tapas, con el objetivo de facilitar a los turistas sus visitas gastronómicas y demostrarles la gran tradición y variedad existente en ambas sedes de las Edades del hombre. Sin duda la época veraniega en que se celebrara la Exposición es la más apropiada para el consumo de los vinos blancos de la Denominación de Origen Rueda. Igualmente en la citada guía aparecen recursos turísticos de ambas localidades que se pueden visitar.


Información obtenida  de la página web del Consejo Regulador de la D.O. Rueda . Allí se puede encontrar la guía en PDF.

http://www.dorueda.com/es/notasdeprensa/507/de-tapas-rueda/





viernes, 22 de julio de 2011

LUIS ALBERTO de CUENCA

Pour José Luis R. qui n'aime que les poèmes d'amour


EL DESAYUNO


Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno».


martes, 19 de julio de 2011

KATHERINE PANCOL - II



Los ojos amarillos de los cocodrilos - El vals lento de las tortugas




«C’est horrible de vivre une époque où au mot sentiment, on vous répond sentimentalisme. Il faudra bien pourtant qu’un jour vienne où l’affectivité sera reconnue comme le plus grand des sentiments et rejettera l’intellect dominateur. »
Romain GARY.




Se puede decir que estas dos novelas, Les yeux jaunes des crocodiles y La valse lente des tortues, son un juego de apariencias y que giran en torno a la vida de tres mujeres: una madre, Henriette y sus dos hijas, Iris y Joséphine.
Henriette e Iris mujeres que se presentan como  las más bellas, las mejor vestidas, las que llevan una vida más confortable, las que frecuentan las más distinguidas compañías, las que van a los sitios más selectos, las más seguras de sí mismas, las dueñas y artífices de sus destinos y del de los demás, en definitiva las triunfadoras; van a sufrir  muy serios contratiempos en sus vidas.

Sin embargo, Joséphine que es  la que no tiene buen físico, la que duda constantemente,  la menos valorada, la que pasa sus horas delante de los libros en la biblioteca -es una gran especialista en la Edad Media-, la que se relaciona con todos sin importarle su condición, la que está siempre dispuesta a ayudar, la sufridora, la que reparte amor a diestro y siniestro, en definitiva la débil, la perdedora; será la que, a la postre, se sienta apreciada, querida y  respetada, ella que tiene consideración hacia todos, incluso hacia aquellos que la menosprecian y aunque pudiera parecer lo contrario, será ella la que mejor se adapte a las  más difíciles situaciones.
Alrededor  de Joséphine, van a ir apareciendo otros personajes muy interesantes: sus dos hijas, Hortense, la mayor y la pequeña, Zoé; un amante Luca, personaje enigmático; su íntima amiga y vecina Shirley y el hijo de ésta Gary que, como otros vecinos posteriores, guardan secretos sorprendentes.

Los maridos de estas tres protagonistas también presentan una evolución interesante a lo largo de las novelas. Dos de ellos tienen un recorrido similar: Marcel Grobz, marido de Henriette y Philippe Dupin, marido de Iris,  que después de triunfar en los negocios, deciden llevar una vida más tranquila y dedicar su tiempo a sus seres queridos, especialmente a sus hijos. Por el contrario, Antoine Cortès, marido de Joséphine, decide embaucarse en un  original negocio en compañía de Mylène,  que al principio se limita a respaldarlo pero que después, ella misma, acabará convirtiéndose en une  importante femme d’affaires.
¡Ah! También hay un perro.

Katherine Pancol con una prosa muy ágil consigue que las  vivencias, situaciones y vicisitudes  de los personajes de ambas novelas, se nos hagan muy cercanas y hasta casi, casi experimentadas en nuestras propias carnes, de una u otra manera. Es por eso  por lo que enseguida nos metemos dentro de la historia y tenemos curiosidad por saber qué pasará y cómo se resuelven los acontecimientos  .
La autora consigue mantener esta tensión narrativa de una forma muy sencilla, deja en suspense los "episodios" al ir alternado los sucesos de las vidas de los protagonistas.

Aunque con la segunda novela, El vals lento de las tortugas, se cierran algunas historias, las principales se mantienen abiertas, y siguen en “Las ardillas de Central Park están tristes los lunes” con 900 páginas más. Bonne continuation!


La valse lente des tortues.
Le livre de poche 31453.
745 páginas.
El vals lento de las tortugas.
La Esfera de los libros.



Go to fullsize image
Les yeux jaunes des crocodiles.
Le livre de poche 30814.
661 páginas.
Los ojos amarillos de los cocodrilos.
La Esfera de los libros.


viernes, 15 de julio de 2011

STÉPHANE HESSEL

 


¡Indignaos! Indignez-vous!

Paul Klee, Angelus Novus.

Walter Benjamin, primer propietario del cuadro,
 veía en él a un ángel ahuyentando "esa tempestad a la que llamamos progreso".

 Este cuadro de P. Klee abre este librito de Stéphane Hessel, diplomático francés nacido en Berlín en 1917 y protagonista directo de muchos de los acontecimientos históricos del siglo XX. Tal y como lo definen en la portada " ¡Indignaos! es un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. Hessel a través de este panfleto hace un llamamiento a todos para que mantengamos el modelo de Europa que surgió después de la Segunda Guerra Mundial y que ha hecho de nuestro continente un ejemplo de democracia basado en valores de justicia y libertad. Igualmente nos alienta para que conservemos todos los logros sociales que se consiguieron en aquella época. Hessel denuncia el protagonismo que han adquirido el dinero y los medios de comunicación desde la última década del siglo XX.

Tomando como modelos a Martin Luther King, a Mandela e incluso a Gandhi, Hessel se dirige especialmente a los jóvenes para que se indignen sin violencia y después actúen.

 



Ediciones DESTINO.
Colección: IMAGO MUNDI, volumen 195.
Año de edición: 2011
64 páginas.
 
 
 

Editeur: INDIGÈNE.
Collection: Ceux Qui Marchent Contre Le Vent.
Francia: 2010.
Pages: 29. 

 **


Después del  enorme éxito editorial de Indignez-vous, Hessel publicó en marzo 2011, Engagez-vous!,  donde se recogen las conversaciones que mantuvo con Gilles Vanderpooten.










martes, 12 de julio de 2011

FERNANDO SAVATER (I)


Robinson Crusoe pasea por una de las playas de la isla en la que una inoportuna tormenta con su correspondiente naufragio le ha confinado. Lleva su loro al hombro y se protege del sol gracias a la sombrilla fabricada con hojas de palmera que le  tiene justificadamente orgulloso de su habilidad. Piensa que, dadas las circunstancias, no puede decirse que se las haya arreglado del todo mal. Ahora tiene un refugio en el que guarecerse de las inclemencias del tiempo y del asalto de las fieras, sabe dónde conseguir alimento y bebida, tiene vestidos que le abriguen y que él mismo se ha hecho con elementos naturales de la isla, los dóciles servicios de un rebañito de cabras, etc. En fin, que sabe cómo arreglárselas para llevar más o menos su buena vida de náufrago solitario. Sigue paseando Robinson y está tan contento de sí mismo que por un momento le parece que no echa nada de menos. De pronto, se detiene con sobresalto. Allí, en la arena blanca, se dibuja una marca que va a revolucionar toda su pacífica existencia: la huella de un pie humano.
¿De quién será? ¿Amigo o enemigo? ¿Quizá un enemigo al que puede convertir en amigo? ¿Hombre o mujer?¿Cómo se entenderá con él o ella? ¿Qué trato le dará?



Fernando Savater. Ética para Amador.


miércoles, 6 de julio de 2011

GRACIAS, MERCI, THANK YOU, DANKE...



Con la colaboración de Sergi Bernabeu

Hoy, hace justo un año, comencé esta andadura bloggera, después de muchos titubeos y vacilaciones. No sabía bien bien qué es lo que iba a dar de sí todo esto, ni si sería capaz de mantener vivo este espacio. Los ánimos de algunas personas y el soporte técnico de un compañero hicieron posible que emprendiera esta aventura. Todavía recuerdo el momento en el que colgué la primera entrada, ¡las de vueltas qué le di! Y también recuerdo el primer comentario, el de mi entrañable amiga Mayte.
Han ido pasando los días y los meses y Le coin des archives ha ido trazando su línea, ha ido adquiriendo forma. Quiero dar las gracias a TODOS los que habéis ido pasando por el blog porque sin vosotros no hubiera seguido. A los que habéis llegado un poco por simpatía y os habéis quedado, a los que os habéis marchado, a los que habéis vuelto; a los que lo tenéis en favoritos y no pasa una semana sin que os deis una vuelta; a los que, aun prefiriendo los Fw y los Rv, habéis hecho un hueco para  leer Le coin;  a los que entráis porque me conocéis y a los que entráis y no sabéis quién soy, pero alguien os ha dicho que existe; a los que habéis descubierto Le coin de forma fortuita navegando por la red; a los que estáis aquí cerca, a los que no estáis tan cerca y a los que estáis a miles de kilómetros; a los que os gusta más y a los que creéis que necesita mejorar; a los que pasáis de forma discreta y a los que os animáis a dejar vuestra opinión;  a los que los escritos os ayudan a pensar y a los que me hacéis pensar a mí...; A TODOS,  A TODOS, MIL GRACIAS.




viernes, 1 de julio de 2011

UN CUENTO CHINO


Ni el cartel de la película ni el titulo de la misma dan pistas claras sobre lo que va a tratar esta comedia dramática protagonizada por un excelente Ricardo Darín y que, en ciertos momentos, recuerda al argumento del cuento de Truman Capote, Miriam.
Roberto es un hombre solitario, su relación con la gente se limita a atender a los clientes que pasan por su ferretería y a las breves conversaciones que mantiene con el repartidor de periódicos. Tiene sus rutinas y sus manías que tienen sus porqués. Aparentemente se lleva bien con su soledad y no echa a faltar ningún vínculo afectivo.
Pero un día, de manera imprevista, encuentra a Jun, un chino que no habla ni una palabra de español y que ha ido a Buenos Aires a buscar a su tío. Este encuentro fortuito va a provocar una verdadera revolución en su tranquila vida cotidiana de efectos ciertamente inesperados para Roberto.
Hacía más de veinte años que Roberto había dado la espalda al mundo pero, este chino "caído" de un taxi, con el que tiene más cosas en común de las que cree, y una antigua amiga van a conseguir que se reconcilie con el mundo, que se reconcilie consigo mismo, que se reconcilie con la vida.


Un cuento chino
Director: Sebastián Borenzstein.
Reparto: Ricardo Darín, Huang Sheng Huang, Iván Romanelli, Muriel SantaAna.
Duración: 93 Minutos.
Argentina 2011